Las 4C de los diamantes: ¿cómo reconocer la calidad de una piedra preciosa?

Los diamantes son conocidos por su gran belleza y exclusividad. Sin embargo, debido a la dificultad que requiere su formación, muchas veces las personas buscan otras alternativas en piedras preciosas, que no necesariamente tienen la misma calidad que un diamante original.

¿Sientes curiosidad por saber cómo reconocer la calidad de esta piedra preciosa? Pues este artículo es ideal para ti. Sigue leyendo porque en TuDiamante te contaremos todo acerca de las 4C de los diamantes y su importancia para determinar la calidad del mineral más codiciado del mundo. ¡Empecemos!

¿Qué significan las 4C de los diamantes?

Es normal que, cuando compramos un diamante, surjan muchísimas dudas, ya que contienen muchas variaciones y características peculiares. Pero, aunque cada diamante sea único, podemos evaluar esas propiedades basándonos en estándares de calidad mundial.

Uno de estos estándares son las 4C de los diamantes, que en inglés significan clarity (pureza), cut (corte o talla), colour (color) y carat  (peso). Este sistema de calificación influye en el valor de un diamante y fue impuesto por el instituto GIA a principios de los años 50.

En TuDiamante cumplimos con todos los estándares de calidad. Tenemos las joyas más finas con piedras preciosas solo para ti. Visita nuestra página web para conocer más y agendar tu cita si quieres sorprender a esa persona especial, ¡te esperamos!

Corte: ¿cómo influye en la calidad de los diamantes

El corte o talla básicamente se relaciona con la forma y la proporción del diamante. Si el corte está bien realizado, la piedra desprende más brillo porque existe un tamaño ideal que necesita el diamante para que la luz se refleje mucho mejor. Por lo tanto, el corte sí influye significativamente en la calidad del diamante.

Además, los cortes también se clasifican de la siguiente manera: excelente, muy bueno, bueno, justo y pobre. Esta es la única característica que depende exclusivamente del ser humano y existen distintas tallas que te detallaremos a continuación:

Corte brillante

Este es el corte más común y el más conocido. Además, también es el más favorecedor porque es donde el diamante brilla con su máximo esplendor, ya que se obtienen los mejores ángulos para que la luz se refleje. El también conocido como «brillante redondo» o «talla brillante», y consta de 57 o 58 lados. 

Corte princesa

A diferencia del corte brillante, este es cuadrado y tiene 76 lados. Sin embargo, también es uno de los más buscados y usados debido a que el brillo de un diamante con este corte puede ser tan impresionante como la talla anterior.

Corte pera

Esta talla tiene forma de una gota de agua y su parte redonda es la que más brilla. Es un intermedio entre el corte marquesa y el brillante. A pesar de que no tiene mucha luz por su forma, igual es una excelente opción para realizar joyas largas como gargantillas, aretes e incluso algunos anillos.

Corte baguette

Este corte tiene forma rectangular en la base con el objetivo de generar una sensación de brillo. Normalmente, podemos encontrar entre 48 y 50 lados. 

Corte oval

Tal como su nombre lo indica, este corte tiene forma ovalada que rompe el esquema tradicional de los diamantes redondos. Sin embargo, el brillo es similar a los de talla brillante porque también tienen 56 lados. Este tipo de corte se utiliza con frecuencia en anillos, sobre todo, en anillos de compromisos, ya que su forma luce bien en los dedos.

Corte esmeralda

Este corte es de forma rectangular. Su foco principal no se encuentra en el brillo de la piedra, sino más bien en su claridad. Es un diamante precioso y muy llamativo por su forma particular. Así que es una excelente opción si quieres lucir una joya original.

Corte cushion

Este tipo de corte es una variación del corte princesa. También es cuadrado, pero la única diferencia con el otro corte es que sus bordes son redondos. Es un corte muy elegante que luce fantástico en distintas joyas; pero sobre todo  en anillos. Además, está en tendencia.

Corte corazón

Esta talla consta de una modificación partiendo de un corte brillante, con el objetivo de crear la forma de un corazón. Tiene 59 facetas o lados, y lo ideal es que los expertos garanticen la simetría y el brillo del diamante para un mejor acabado.

Corte marquesa

Este tipo de corte tiene forma alargada y termina en punta en sus dos extremos. Al igual que otras tallas, suele ser brillante en el centro y no en las puntas. Tiene 57 lados y su elaboración es muy complicada, ya que el acabado de las puntas requiere mayor precaución debido a la fragilidad y complejidad de elaboración. Sin embargo, el resultado final es precioso y queda muy bien en anillos.

El corte es la clasificación más importante porque determinará el brillo del mineral. Por lo tanto, antes de cortar un diamante en bruto se necesita ser muy cuidadoso, ya que el tamaño final influirá significativamente en las demás propiedades y, por supuesto, en su valor.

Clarity: ¿qué son las inclusiones de los diamantes?

Generalmente, la mayoría de los diamantes contienen inclusiones que significan, en pocas palabras, cualquier tipo de imperfección, impureza o manchas. Cuantas menos inclusiones tenga un diamante, mayor será su brillo porque habrá más luz reflejada en él.

Existen muchos factores que debemos tomar en cuenta cuando vamos a clasificar un diamante por la escala de pureza, según los gemólogos. El tamaño, cantidad, relieve y su naturaleza son elementos importantes porque de ellos dependerá el grado de pureza y calidad de la piedra.

La pureza de los diamantes puede verse afectada únicamente por dos tipos de imperfecciones:

  • Imperfecciones internas: estas se encuentran en el interior del diamante. Existen numerosos tipos. Entre ellos, tenemos los puntos negros que se forman en el carbono, inclusiones con forma de nubes que aumentan la impureza y las fracturas moleculares que se producen normalmente cuando se origina el diamante.
  • Imperfecciones externas: este tipo de imperfección por lo general se origina por el desgaste debido al uso prolongado o daños a causa del corte. Son superficiales y comúnmente se presentan como rayones o rasguños.

Las herramientas que se usan para determinar qué tan puro es un diamante son una lupa o un microscopio que tenga 10 aumentos. Esto es debido a que las impurezas no se ven a simple vista y, aquellas inclusiones que no se aprecian con estos instrumentos, simplemente se descartan.

También es importante tomar en cuenta que, cuando escojamos un diamante sepamos que, mientras más pequeño sea, hay menos probabilidad de observar dentro de él.

En TuDiamante puedes explorar toda nuestra variedad de diamantes con certificado GIA o IGI. ¡No dudes en contactarnos!

Color: importancia y grados de color de los diamantes

El color sin duda influye de manera significativa en la apariencia del diamante. Por esta razón, es la segunda clasificación más importante de las 4C. 

Los diamantes incoloros son los más escasos y los que tienen mayor calidad. Por ende, son los más costosos y codiciados. Sin embargo, en su mayoría son de  un tono un poco más amarillo, es decir, no son diamantes blancos del todo. Es muy raro encontrar un diamante totalmente incoloro.

La escala de color del Gemological Institute of America (GIA) va desde la letra D —que son los diamantes que no tienen color— hasta la letra Z —que son los amarillos o en tonos tierra—.

Es importante destacar que los precios varían según el orden alfabético: los más costosos y de mayor calidad están entre la D y la F, mientras que los más baratos y de menor calidad están entre la L y la Z. Por supuesto, existe un intermedio entre la G y la K, donde los diamantes son de muy buena calidad y tienen un precio un poco más accesible. A continuación, te detallamos mejor la clasificación:

  • Diamantes incoloros (D-F): son los de mayor calidad y a su vez los más difíciles de conseguir. Su tono se parece al del hielo puro.
  • Diamantes casi incoloros (G-J): el color no es tan perceptible y son una excelente opción también por su gran calidad.
  • Diamantes en tonos claros (K): son una opción más accesible. Y aunque no sean de la mejor calidad, se ven muy bien con otras prendas de oro amarillo, aunque no combinan mucho con las prendas de oro blanco.
  • Diamantes amarillos o en tonos tierra (L-Z): estos diamantes de colores lamentablemente no cumplen con los estándares suficientes de calidad. Por lo general, tienen un color amarillo cálido muy visible.

Carat: ¿la calidad de un diamante depende de sus quilates?

El quilate es el término que se usa para determinar el peso de un diamante, más no su tamaño. Un quilate es igual a 200 miligramos o 0,20 gramos. Normalmente, el precio de un diamante aumenta si el peso es mayor, pero no es el único elemento que determinará si vale más o menos. El peso en quilates varía mucho y depende del corte del diamante ya sea brillante, ovalado, redondo, pera, corte princesa, talla marquesa, baguette o corazón. 

Es decir, que dos diamantes pueden tener el mismo peso pero distintos tamaños, y que dos diamantes con el mismo peso en quilates, pueden tener un tamaño diferente, ya que dependerá de las formas de diamante, es decir, tipo de corte y su profundidad. Aunque sí existen tamaños comunes que suelen ser los más conocidos por los consumidores y los joyeros y, por ende, son los más comercializados.

Por esta razón, a la hora de comprar es importante que sepas que el peso del diamante en quilates no necesariamente indica el tamaño. Muchas personas a veces llegan a confundirse porque, aunque se parecen mucho, son características distintas. 

Además, el peso en quilates realmente no define totalmente el valor del diamante. Existen otros factores más importantes a tomar en cuenta como lo son el color, la claridad y el corte. Es decir, que el peso en quilates solo es un elemento más a considerar y se deben evaluar las 4C en conjunto para poder ponerle el precio final a esta piedra preciosa.

Para finalizar, cada una de las 4C influye en la valoración final de los diamantes. Los más relevantes sin duda son el corte y el color, pero en conjunto, todos estos elementos determinan la belleza, calidad y el valor final de esta piedra.

Por esta razón, es fundamental conocer los aspectos que quieres tomar en cuenta a la hora de escoger un diamante, por ejemplo, si prefieres darle prioridad a aspectos como el color, el tamaño o la pureza. Pero si todavía no sabes qué tipo de piedra preciosa elegir, ¡no te preocupes! En TuDiamante estamos para orientarte y acompañarte en todo el proceso de compra de tu piedra preciosa

Si lo que necesitas es un anillo de compromiso, podemos convertir tu pedida de mano en un momento único. Además, también ofrecemos otro tipo de joyas como aretes o gargantillas con muchas piedras preciosas, y garantizamos siempre la elegancia y el buen gusto.

Nos encargamos de ofrecerte una atención totalmente personalizada para que puedas elegir el diamante que más se adapte a tu presupuesto y a tus gustos. No importa si necesitas un anillo o un collar, te aseguramos los mejores estándares de calidad.

La combinación ideal

De la mano de los expertos, te ayudamos a elegir o diseñar el anillo de compromiso que refleje tu historia de amor.

👉 Toma el Quiz de Diseño

Deja un comentario

Todos los comentarios son verificados antes de ser publicados