Piedras semipreciosas: qué son y cuál es su clasificación

Entre los elementos que llaman nuestra atención en las vitrinas de las joyerías se encuentran las piedras de diferentes colores y tamaños, presentes en las piezas en venta como collares, aretes, pulseras o anillos. Algunas de esas rocas entran en la categoría de piedras semipreciosas y otras son piedras preciosas.

No te preocupes si no sabes reconocerlas. En esta oportunidad te explicaremos cuáles son las piedras semipreciosas y en qué se diferencian de las piedras preciosas. Además, podrás aprender cómo se clasifican y cuáles pueden conseguirse en la naturaleza en diferentes colores.

¿Qué son las piedras semipreciosas?

En más de una oportunidad debes haber escuchado las palabras «piedras preciosas» y «piedras semipreciosas» cuando se habla de temas relacionados con la joyería. Pero… ¿sabes distinguirlas? 

Entre ambas gemas existen diferencias como su accesibilidad y su valor. Las piedras semipreciosas son minerales que provienen de la naturaleza, pero no forman parte de la familia de piedras preciosas conformada por diamantes, esmeraldas, rubíes y zafiros. Sin embargo, su pureza es grande y se pueden conseguir de gran tamaño.

Aunque las piedras semipreciosas no gozan de la misma fama y exclusividad que las preciosas, también son rocas maravillosas que llaman la atención en el mundo del arte y la joyería. Estos minerales pueden ser tallados para que formen parte de alguna pieza. 

Existen por lo menos trescientas clases de piedras semipreciosas. Su costo y valor están asociados también a otros factores como la dureza, la belleza, la rareza y la perfección.

Diferencias entre piedras preciosas y piedras semipreciosas

Existen una serie de características y elementos que te permiten diferenciar las piedras semipreciosas de las preciosas:

  • Las piedras preciosas tienen grados de dureza más altos que las piedras semipreciosas. El diamante es el mineral de mayor dureza en la escala de Mohs, seguido de los corindones (rubí y zafiro) y la esmeralda. Un alto grado de pureza significa durabilidad
  • La lista de piedras semipreciosas es grande, unos 300 tipos aproximadamente, a diferencia de las preciosas que solo están conformadas por el diamante, el zafiro, la esmeralda y el rubí.
  • Debido a su gran variedad, las piedras semipreciosas se clasifican principalmente por colores.
  • La rareza y la escasez influyen en la clasificación de una piedra como preciosa. Por ejemplo, la amatista llegó a considerarse una piedra preciosa porque no se conseguía con facilidad, pero cuando se descubrieron las minas en Brasil, dejó de serlo porque se convirtió en una piedra abundante. 
  • Aunque las piedras preciosas generalmente son las más costosas, existen algunas piedras semipreciosas que han sido muy cotizadas. Por ejemplo, la Aurora Australis, un tipo de ópalo, se vendió en una oportunidad en 1 millón de dólares, más de 5 500 dólares por quilate. Las gemas cortadas de berilo rojo se han vendido por más de 10 000 dólares el quilate
  • Las piedras semipreciosas pueden tener un origen raro o una formación muy peculiar. Algunas personas creen que estas piedras son menos extrañas que las piedras preciosas; sin embargo, no es así. Hay minerales como el cuarzo citrino o las variedades del cuarzo verde que son más raros que las esmeraldas porque se forman por la actividad radioactiva en la corteza.
  • El valor de las piedras semipreciosas es muy dispar entre ellas. Además, es mucho más fácil conseguir piedras semipreciosas de gran tamaño y pureza (limpias), que piedras preciosas con esas características.

Clasificación por color de las piedras semipreciosas

La forma más común de clasificar las piedras semipreciosas es por su color. Veamos a continuación cuáles con las más famosas de cada categoría: 

  1. Piedras negras: son gemas extremadamente bellas. Algunos ejemplos de piedras en las que predomina el color negro son el azabache, el jade, la melanita, el ónix, el ágata, la hematita, la obsidiana y el cuarzo rutilado.
  2. Piedras rojas: entran en este grupo de color rojo el circón, el coral, el granate, la andesina, el jaspe, la cornalina, el ópalo de fuego y la espinela.
  3. Piedras rosas: como el rosado es un color poco común en la naturaleza, estas piedras resultan ser muy preciadas y valiosas. Entre ellas están el topacio, la kunzita, labradorita, el granate malayo, la morganita o el cuarzo rosa.
  4. Piedras amarillas: estas visualmente son muy llamativas. Las gemas donde predomina el color amarillo son la turmalina, el citrino, el cuarzo limón, la esfena, la pirita, el ojo de tigre, el topacio imperial y la espodumena.
  5. Piedras verdes: las más preciadas y valiosas que se encuentran en la naturaleza de color verde son la alejandrita, la aventurina, el crisoberilo, la amazonita, el peridoto, la malaquita, la variscita, la enstatita, la apatita, la ammolita, la turquesa, la jadeíta y el larimar.
  6. Piedras azules: debido a que es un color azul es poco común en estos minerales, se las considera unas maravillas geológicas. Entre estas piedras están el topacio, el lapislázuli, la lolita, la aguamarina, la fluorita, el ojo de halcón, la crisocola y la piedra luna. 
  7. Piedras violetas: las semipreciosas de este tono son muy preciadas y valiosas. La kunzita, la amatista, la tanzanita, la lepidolita, la calcedonia y la sodalita son algunas de ellas. 
  8. Piedras blancas: la howlita, algunas variedades de cuarzo y de piedra luna son muy preciadas en el mundo de la joyería y el arte por su color blanco.

Hay algunas piedras semipreciosas que pueden encontrarse en la naturaleza de diferentes colores. Veamos algunas de ellas:

  • Circón: puede ser incoloro, amarillo, rojo, naranja, violeta, marrón y azul.
  • Ámbar: el color más común de esta piedra es el amarillo, pero también puede conseguirse en verde azulado, naranja, rojo, blanco, café e, incluso, tonos cercanos al negro.
  • Alejandrita: tiene la cualidad de cambiar de color y de tonalidades debido a las variaciones de luz. Puede pasar de un verde suave a un rojo suave o violeta.
  • Aventurina: hay piedras de color verde, azul, rojo, marrón y hasta de un tono melocotón.
  • Carneola o cornalina: hay piedras de color rojo, naranja y rosa. A las de tonalidad marrón se las llama sardónice.
  • Cuarzo: principalmente es incoloro y transparente, pero según las variedades de cuarzo hay de distintos colores como el cuarzo ahumado (marrón, negro y amarillo), el cuarzo rosa (rosa intenso y rosa pálido), el cuarzo citrino (hay desde amarillo hasta naranja claro) y el cuarzo blanco o lechoso.
  • Espinela: se consiguen rocas en color rojo, amarillo, pardo, azul, verde y negro.
  • Amatista: es de color púrpura con distintas intensidades. Sin embargo, puede llegar a ser amarilla e, incluso, transparente según la cantidad de hierro que contenga.
  • Fluorita: esta piedra puede ser incolora, azul, verde, púrpura, amarillo y marrón.
  • Granate: hay piedras de ese color y también en naranja, verde, amarillo, marrón amarillento, pardo y hasta negro.
  • Jade: hay gris, negro, azul, verde, violeta, amarillo (jade lemon) y pardo.
  • Ópalo: el nombre de esta piedra viene del griego, opalión. Tiene en su interior, como propiedad única, un juego de colores que se produce por la difracción de la luz, es decir, se da cuando esta atraviesa al mineral. Puede ser opaca o translúcida y presentarse en diferentes colores: azul, cereza, negro, marrón, gris, crisopal (azul verdoso), ópalo verde, ópalo fuego (rojo anaranjado), o hialita, como el ópalo de agua.
  • Jaspe: el más común es el rojo, pero también hay verde oscuro, amarillo, pardo y, en ocasiones, con mezclas de estos colores.
  • Peridoto u olivina: el color más preciado de esta piedra es el verde oliva, pero también la podemos encontrar en la naturaleza en los colores amarillo verdoso, miel, rojo y marrón.
  • Ónix: principalmente se encuentra en colores oscuros como el negro. Hay una variedad de piedras que no tienen ese color, se conocen como sardónice, y se las encuentra en tonalidades grises, blancas, amarillas o rojas. 
  • Ojo de tigre: puede tener los colores gris, amarillo, pardo y dorado, además, de unos reflejos tornasolados.
  • Citrino: debe su nombre a su color amarillo limón, pero también puede ser amarillo, marrón grisáceo, o marrón ahumado.

    La lista de piedras semipreciosas es tan amplia y la variedad de colores de estos minerales es tan diversa, que hay para todos los gustos y preferencias.

    En TuDiamante tenemos diferentes piezas elaboradas con estas bellezas naturales. Revisa nuestro catálogo de joyas con piedras semipreciosas. ¡Súmate a nuestros clientes felices y regala lo mejor!

    La combinación ideal

    De la mano de los expertos, te ayudamos a elegir o diseñar el anillo de compromiso que refleje tu historia de amor.

    👉 Toma el Quiz de Diseño

    Deja un comentario

    Todos los comentarios son verificados antes de ser publicados